Galletas saladas romanas o Bucellatum

GALLETAS SALADAS ROMANAS O BUCELLATUM

Buceando por internet me he encontrado con una página muy curiosa: Apicionados. Para los amantes de la Historia y de la cocina es un descubrimiento fantástico (por fin un recuncho en el que la licenciada en Historia que llevo dentro comparte espacio con la bizpireta). Además de curiosidades relacionadas con el mundo antiguo y la comida, cuenta con un recetario la mar de completo. Si podéis, echad un vistazo a las recetas que hacían y comían nuestros tataratataratatarabuelos.

Curioseaba yo entre tanta receta cuando… ¿¡galleta y salada en la misma frase!? El dedo paralizado encima del ratón, las pupilas y las fosas nasales dilatadas, el tiempo ralentizado… La bizpireta toma el control. ¡Y aquí tenéis el experimentum romano!

INGREDIENTES:

– 200-250 g de harina integral
– 2 cucharadas de aceite de oliva
– 1 lata pequeña de aceitunas verdes (la receta original es con aceitunas negras)
– 1 vaso de agua templada (unos 250 g aproximadamente)
– Sal, orégano, tomillo y romero

Galletas saladas romanas. Bizpireta

Galletas saladas romanas. Bizpireta

Filetear las aceitunas y reservad. Tamizar la harina y añadir en el mismo cuenco las especias y un pizco de sal. Es mejor empezar con 200 g de harina y si es necesario usar más después. Añadid el aceite y el agua templada poco a poco, formando una masa con las manos. Agregar ahora las aceitunas. Cuando todos los ingredientes hayan ligado bien y la masa no se pegue a las manos, cubridla con un paño y dejarla reposar media hora aproximadamente.

Precalentar el horno a 180º con calor por arriba y por abajo. Sobre una superficie enharinada, extender la masa con un rodillo. Con un molde de galletas o un vaso (mismamente) les dais forma. Si veis que la masa se cuartea o que os resulta complicado, no es necesario extenderla. Podéis hacer bolitas y aplastarlas con la palma de la mano.

Galletas saladas romanas. Bizpireta.com

Galletas saladas romanas. Bizpireta.com

Colocar las galletas sobre la rejilla del horno. Yo usé papel de horno porque me resulta muy cómodo, pero si tenéis un tapete de silicona mejor que mejor. Hornearlas entre 10-15 minutos o hasta que veáis que cogen un color dorado.

Comer templadas. Las que yo hice estaban buenísimas, pero no toleran muy bien el paso del tiempo. Así que os aconsejo que os las comáis pronto o que las calentéis un poco antes de servirlas.

Bon profit, bo proveito, buen provecho!

 

Anuncios

Acerca de Bizpireta

Teleoperadora, bloguera, tejedora, ganchilladora y ex búho desde hace un par de semanas.
Esta entrada fue publicada en Recetas, Salado y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s