Bizcocho de algarroba y calabaza

Estrenamos octubre con el “veranillo de San Miguel”, ¡menos mal! El verano sólo ha tardado en llegar… no sé… ¡meses! Me paso todo el día en la calle intentando captar la mayor cantidad de vitamina D posible. Porque este año las dichosas ciclogénesis de marras no me vuelven a pillar de improviso, no. Bueno, que…